Noticias

Buenos días China

Fuera de las ventanas del pequeño apartamento de un elevado edificio, se ve el negro profundo que precede al amanecer. Promedia el invierno en el norte de la China, y hace muchísimo frío. La señorita Zhang* se acerca al micrófono y da la bienvenida a los oyentes por Internet al culto en tiempo real, llamado Buenos días, China.

Uno a uno, los nombres de los participantes del grupo van apareciendo en la pantalla del chat. Algunos escuchan en soledad, mientras que otros están reunidos en grupos pequeños: familias en sus hogares, grupos de jóvenes o de personas reunidas en una iglesia. Sintonizan el programa de lunes a viernes en sus computadores y teléfonos móviles.

El programa es sumamente interactivo: algunos oyentes forman fila para leer parte del pasaje bíblico del día, mientras que otros envían sus preguntas al pastor Jin* mientras él presenta la meditación espiritual para el día.

«Decidimos que las 5.00 es la mejor hora para dedicarla a Dios», dice Zhang. «En ciudades grandes como esta, la espiritualidad se deteriora, por lo que queremos ayudar a que las personas se enfoquen en Dios en el comienzo mismo del día. Oramos y cantamos juntos. En ocasiones, vemos familias enteras en la pantalla».

«Vengo, miro y soy bendecido por lo que hacen estos jóvenes.»

En la parte de atrás del pequeño estudio, otra joven transcribe rápidamente el programa. Al promediar la mañana, se publica una transcripción completa para los que desean absorber los mensajes en forma escrita. También se repite la grabación de audio, para los oyentes que no pueden incorporarse a la transmisión a primera hora. Y por último, algunas de esas grabaciones son transmitidas por Radio Mundial Adventista en onda corta, y pueden ser escuchada en toda la China, gran parte de Asia y aún más lejos.

Una mayor presencia

Esta escena está siendo duplicada en otras tres ciudades de la China, y representa un avance inmenso para la obra de la iglesia. Radio Mundial Adventista ha transmitido a la China mediante la onda corta desde el primer día en que la estación de Guam salió al aire, el 6 de marzo de 1987. Sin embargo, hasta hace muy poco, esos programas eran producidos en Hong Kong y Taiwán, donde los empleados de la iglesia podían operar con mucha mayor libertad.

China poster«En años recientes se han relajado parcialmente algunas restricciones, de manera que solicitamos a Radio Mundial Adventista la posibilidad de establecer estudios en la misma China», dice John Chen*, el director de medios. «Sentimos que los productores que vivían en las mismas comunidades que la audiencia podrían relacionarse aún mejor con las cuestiones y circunstancias diarias que enfrentan los oyentes allí».

Así fue que en 2012, Radio Mundial Adventista decidió financiar los equipos de cuatro miniestudios, y los nuevos productores comenzaron a operar sin hacer mucho ruido desde apartamentos anónimos en las ciudades seleccionadas.

Avanzar por fe

«Nos sentimos culpables de no hacer más por nuestros padres.»

Este ministerio de transmisiones radiales es impulsado mayormente por la dedicación entusiasta de un grupo de jóvenes. La edad promedio de los integrantes del equipo radial es de 28 años, en un país donde se ve como una carga ser soltero más allá de los 22 años. Estos jóvenes siguen adelante a pesar de considerables sacrificios financieros y personales.

Zhang, por ejemplo, tiene alta capacitación como traductora del japonés, y fácilmente podría conseguir un empleo corporativo bien pago. Sin embargo, al igual que los integrantes de su equipo, vive con ingresos que están treinta a cuarenta por ciento por debajo del promedio local. Aun esos fondos no están garantizados, dado que los jóvenes en realidad trabajan según un modelo de sostén propio. Esto incluye pagar el alquiler del apartamento donde se encuentra el estudio.

«Es una lucha», admite Zhang. «Nos sentimos culpables de no hacer más por nuestros padres, quienes trabajan duro en granjas alejadas de la ciudad. Asimismo, a muchos de nosotros nos gustaría casarnos, pero eso no es posible por el momento. Pero elijo seguir sirviendo en este lugar. La radio es una buena manera de hablar de Dios a otras personas».

Chen visita a los equipos de manera periódica para coordinar el trabajo y animarlos. Dice él: «Vengo, miro y soy bendecido por lo que hacen estos jóvenes. ¡Siento un gran respeto por ellos!»

Un ministerio creativo

China radiosEstos talentosos obreros están usando todos los medios posibles para compartir el mensaje de esperanza y financiar su ministerio. De manera periódica, agrupan las transcripciones de sus programas en libros y los venden publicitándolos en los medios sociales. También almacenan sus grabaciones en pequeños reproductores de MP3 que también venden. Hace no mucho, llevaron a cabo un evento de capacitación en audio y video al que asistieron otros jóvenes que pagaron por ello.

«Gracias a esa capacitación, los jóvenes pueden hallar sus talentos y sueños», dijo Zhang. «Un muchacho se sintió atraído por esta obra y quiso unirse al equipo, pero la paga le resultaba demasiado escasa».

Para apelar a jóvenes que acaso no se interesen en asistir a un culto tradicional de la iglesia, los integrantes del equipo de Zhang usan su propio dinero para alquilar un café cada sábado para llevar a cabo un culto allí. También se reúnen con estudiantes en una universidad cercana y han establecido allí una segunda iglesia dedicada a los jóvenes. El estudiante que está a cargo tiene 20 años.

Precaución y optimismo

Junto con estos informes tan alentadores, sin embargo, es necesario tomar precauciones. El nivel de libertad varía mucho entre los estudios actuales. En algunos lugares, los conductores de los programas y los oyentes se sienten libres de usar sus nombres reales; en otros, todos usan seudónimos. El número de los grupos de chat tiene que ser limitado, de manera de no atraer escrutinios injustificados. Y los temas de los programas son seleccionados cuidadosamente para enfocarse en Dios y las necesidades de la sociedad, pero jamás en política o temas de los sucesos del fin.

A pesar de ello, estos modelos estudios, y los jóvenes fieles que están detrás de los micrófonos y teclados, están llenando una necesidad real en los corazones de los oyentes. Zhang dice: «Aquí en el norte, la mitad del año es invierno. Es muy frío y hay mucha nieve, por lo que a veces se hace difícil ir a la iglesia. Otros miembros no pueden asistir por discapacidades o cuestiones laborales (como es el caso de los soldados o la policía). Por ello, aunque la conexión a veces es lenta o la transmisión no es del todo nítida, la gente está escuchando la voz de la esperanza gracias a nuestras transmisiones. ¡Alabado sea Dios!»

por Shelley Nolan Freesland, Directora de Comunicación de Radio Mundial Adventista

* No son sus nombres reales.

 


 

Algunos datos

  • China es el campo misionero más grande de la iglesia.
  • En el presente, se transmiten programas de onda corta en mandarín durante diez horas al día desde Guam.
  • Radio Mundial Adventista también cubre la China con programas en cantonés, min nam, tibetano y uigur.
  • Los podcasts en mandarín tienen el mayor número de seguidores, con más de ocho millones de descargas diarias.

awr-china_project-map

Únase a nosotros
para establecer cuatro nuevos estudios en la China

  • Los líderes de la iglesia en la China quieren duplicar el éxito de estos estudios, y han seleccionado cuatro nuevas ubicaciones bien dentro del país.
  • Ahora ya están capacitando a nuevos equipo de obreros radiales.
  • Con su ayuda, Radio Mundial Adventista financiará los equipos que necesitan para comenzar a compartir el evangelio.

Mother and child listening to radio in front of simple home.

Ayude a que AWR ejerza un impacto significativo en más personas de todo el mundo

haga una donación