Historias

En sus propias palabras

Alegría en la Villa de la Milla 71

Un bebé dormitaba en una hamaca bajo los árboles, meciéndose suavemente mientras manchones de la luz del sol lanzaban destellos sobre su rostro. Varias mujeres y adolescentes platicaban sin cesar mientras picaban los ingredientes del almuerzo sobre el fuego a cielo abierto. Del otro lado del patio, un par de búfalos pasaba lentamente, arrastrando una tosca carreta de madera.

En nuestras vidas cada vez más abarrotadas, más y más personas —al menos en Occidente— se sienten atraídas por la simpleza. Por eso, mientras recorríamos Birmania hace unos meses, encontrándonos con oyentes en sus casas sumamente humildes, quizás no debería habernos sorprendido que nuestros comentarios en los medios sociales produjeron respuestas tales como: “De verdad, me gustaría estar allí con ustedes. Con todas las cosas que supuestamente tenemos, tengo curiosidad de saber si esta gente en realidad vive mejor”. Otros comentaron: “¡Quizá podría irme a vivir allí cuando me jubile!”

Myanmar-Milla71-24Resultaba intrigante que nuestras breves descripciones de Facebook y cantidad de fotografías pudieran captar con tanta exactitud el espíritu de genuina bienvenida, apertura y camaradería internacional que encontramos, y que eclipsaba las obvias condiciones tan básicas de vida. Personalmente, era la primera vez que había visitado un ambiente tan rústico en la vida real. Pero Daryl Gungadoo, ingeniero global de AWR, quien ha viajado literalmente a casi todos los países del mundo durante sus casi veinte años con AWR, también dijo: “¡Esta ha sido sin duda la mejor experiencia en una aldea que he tenido alguna vez!”

Estaba así describiendo el lugar que dimos en llamar “Villa de la Milla 71”. La llamamos de esa manera porque no había ningún cartel que señalara cómo se llamaba ese lugar específico en medio de la selva. Por eso, los productores de AWR que nos acompañaron miraban con atención los marcadores a lo largo de la carretera desde Rangún, la capital del país, y se salieron del camino en exactamente el número 71. Después de unos pocos minutos más de conducir por un camino de tierra lleno de baches, llegamos hasta el lugar de nuestra cita en la aldea.

Nos dio la bienvenida un hombre llamado Peter (sí, es probable que no fuera su nombre birmano). Peter coordina un grupo de unos cuarenta adventistas en esta aldea de 250 habitantes.

Myanmar-Milla71-22

Técnico de AWR Saw Kapaw Moo muestra cómo los aldeanos usan un pequeño pánel solar para cargar las baterías de sus radios

Peter nos dijo: “Mientras buscaba la BBC, encontré los programas de AWR en lengua karen. De mañana y de noche recibimos una buena señal. La radio es nuestra amiga, nuestra asistente. Es nuestro único entretenimiento, por lo que nos conectamos nuestra radio a un altavoz para que todos puedan escuchar. Escuchamos mientras trabajamos en la casa”. A muchos de los del grupo les gusta de manera especial las charlas de salud.

Peter sabe leer y escribir, por lo que tiene una Biblia en karen, que cuesta unos tres dólares. Un día escribió al estudio de AWR y se puso en contacto con los productores, y el principal productor en Karen, Víctor Than, ha visitado la aldea en varias ocasiones.

Than dice: “Estas personas me tienen preocupado. La dieta que tienen no es la ideal. Comen mayormente arroz. Sus únicas opciones de ingresos son cortar bambú por unos centavos por trozo o trabajar en los arrozales. Para llegar a la escuela pública, los niños tienen que caminar una hora de ida y otra de vuelta”.

Pronto vimos por nosotros mismos que el suministro de agua más cercano era un pozo al aire libre detrás de la casa de Pedro, y donde se recogía agua bastante fangosa. Cuando preguntamos cómo hacía la gente para acceder a la atención médica y adquirir artículos que no fueran de fabricación propia, nos enteramos que el poblado más cercano se encontraba a 25 kilómetros. Para llegar allí, los aldeanos tenían que caminar o ir en bicicleta hasta la ruta, tomar un autobús hasta el pueblo, terminar sus tareas, y entonces esperar el autobús de regreso al fin del día.

Myanmar-Milla71-10

Los aldeanos ahorraron durante diez años para construir esta iglesia adventista

A pesar de ello, los desafíos no tienen que ser por qué ser infranqueables. Por ejemplo, ante la ausencia de electricidad o el fácil acceso a baterías, los oyentes usan un panel solar para cargar las baterías de sus radios. El objetivo mucho más grande que tienen de construir una iglesia fue un proceso más largo. Los miembros ahorraron durante diez años hasta que consiguieron los siete mil dólares que necesitaban para adquirir un terreno en la aldea. Tuvieron la fortuna de recibir quince mil dólares en materiales de construcción de parte de un generoso donante canadiense. El templo espera unos pocos toques finales, tales como la colocación de las ventanas, pero la congregación ya está aguardando construir una casa y abrir un nuevo pozo de agua para el pastor.

El grupo de Peter tiene buenas relaciones con el jefe de la aldea, de manera que el próximo sueño es construir una escuela en el lugar.

Nos preguntamos si tendrán que ahorrar otros diez años para alcanzar ese objetivo.

por Shelley Nolan Freesland, Directora de Comunicaciones AWR


Un rostro local

Productora de radio para AWR Myanmar

Productora birmana Chit Hnin Yee Shwe

Los padres de la productora birmana Chit Hnin Yee Shwe también viven en la Aldea de la Milla 71. Chit Hnin necesitó mucha determinación y concentración para alcanzar sus sueños de cursar estudios terciarios. Durante seis años, trabajó en una fábrica de costura, a menudo en turnos que se extendían de las 8.00 a las 22.00, seis días por semana. Hoy día, le encanta estar detrás del micrófono y dar vida a las historias bíblicas que cuenta a los oyentes. Chit busca maneras de apoyar a la aldea donde nació, como por ejemplo, mediante la recolección de prendas de vestir con la ayuda de los miembros de iglesia de Rangún.


AWR Birmania – datos rápidos

• AWR Birmania celebró este año su trigésimo aniversario. Una de las primeras transmisiones de la estación de onda corta de AWR en Guam provino de Birmania.

• En el país se hablan más de 135 idiomas y dialectos. En la actualidad, el personal de dos estudios produce programas en siete idiomas: birmano, chin, kachin, karen, mon, po karen y shan.

• En algunos de estos idiomas hay muy pocos adventistas: solo cinco en la tribu shan, y menos de cien en kachin.

• La mayoría de los oyentes tiene menos de 30 años, y son “los que están muy ansiosos de aprender cosas nuevas”.

• “Antes, dependíamos totalmente de la onda corta. Ahora que tenemos podcasts y teléfonos inteligentes, tenemos una oportunidad realmente buena de alcanzar a las personas de toda Birmania”.

Myanmar-Milla71-23

El productor Victor Than (centro) con Peter (extrema derecha en camisa blanca) y otros miembros de su aldea

• Los programas de podcasts son descargados trescientas mil veces por día. La mayoría de estos oyentes son inmigrantes o refugiados en países como Australia, Noruega, Suecia y los Estados Unidos.

• AWR está ofreciendo aportar un monto que iguale a las contribuciones para un nuevo centro de producción en Pyin Oo Lwin (construcción y equipos para el estudio).

• El sueño del equipo es añadir una estación local de FM, y AWR también está recolectando fondos para ese proyecto.

Para ver un emocionante video en 360° de los productores y radioescuchas en Birmania, visite 360.awr.org.

Mother and child listening to radio in front of simple home.

Ayude a que AWR ejerza un impacto significativo en más personas de todo el mundo

haga una donación