Historias

En sus propias palabras

Talentos inesperados

“Fue una gran sorpresa cuando escuché que el director del studio en la ciudad de Pyin Oo Lwin me pidió que comenzara a ir al estudio de Radio Mundial Adventista”, dice Hla Yee.

La señora Yee es una de las muy pocas adventistas de la etnia shan de Birmania. Tristemente, es viuda, pero tiene dos hijas. Su esposo Tun Bo era obrero del programa misionero Misión Global, pero falleció en 2006, dejándola con “un corazón y una vida vacíos”. A pesar de ello, ella agradece al Señor porque él le mostró al Dios verdadero y la llevó a casarse con un hombre que trabajaba para él.

Yee no contaba con una gran preparación académica, dado que solo había tenido la oportunidad de asistir hasta el cuarto grado en una escuela del gobierno. Por ello, trabajaba como conserje en las oficinas de la Misión del Alto Birmania. En su niñez había aprendido la literatura tradicional shan; esa era su única habilidad, pero no sabía cómo ponerla a buen uso.

En el estudio de Radio Mundial Adventista en Pyin Oo Lwin de Radio Mundial Adventista, cuando llegó el tiempo de comenzar la producción en idioma shan, los líderes quisieron contratar a un locutor para el programa que tuviera capacidades técnicas, y también conocimientos teológicos. Pero no encontraron ninguna persona con esas características dentro de la Iglesia Adventista.

Finalmente, los líderes de AWR decidieron comenzar a capacitar a Yee como la productora del idioma shan.

Cuando el técnico Thang Pau me pidió que consiguiera una computadora para la nueva productora de shan, quise saber más sobre ese pedido. Le pregunté: “¿Será que la productora shan sabe cómo usar una computadora?” Esa fue mi primera pregunta.

Sin embargo, como supe más tarde, Yee asistió a una capacitación en informática durante seis meses, y ahora puede grabar, editar y mezclar los programas por sí sola. No sabemos cómo es que Dios la ha bendecido para que pueda adquirir esas habilidades en tan poco tiempo.

Hace dos meses, recibí un correo electrónico del tesorero de la Misión del Alto Birmania, el señor Gin Lam Cin. Había recibido una llamada de un oyente en idioma shan. El oyente describió la efectividad del mensaje adventista que había escuchado en el programa en lengua shan, y quería saber más de la verdad y la verdadera iglesia. También expresó aprecio por Yee, quien en el programa había hablado del amor y el mensaje de Dios.

Al leer el mensaje recibido, sentí que el Espíritu Santo había estado trabajando por medio de la voz de la señora Hla Yee para que pudiera compartir el amor de Dios en su propia lengua.

El pueblo shan conforma el grupo étnico más grande de Birmania, alcanzando al ocho por ciento del total de la población. El noventa y nueve por ciento de la etnia es budista.

Alabamos a Dios por su dirección en la producción de nuestros programas en shan, y le agradecemos por el oyente que fue beneficiado por el mensaje de Dios.

 

Mother and child listening to radio in front of simple home.

Ayude a que AWR ejerza un impacto significativo en más personas de todo el mundo

haga una donación