Historias

En sus propias palabras

Ahora conozco a mi Dios

Este joven escritor es un oyente regular de AWR en Nepal, de manera tal que si no puede escuchar el programa diario de media hora de AWR en su FM local, llama por teléfono para saber qué está pasando.

Hola, me llamo Famous Niravla, y vivo en Inaruwa (Sunsari). Tengo 13 años, y estudio en una escuela en inglés.

Durante mis vacaciones, estaba sintonizando la radio, y sin darme cuenta sintonicé el programa La voz de la esperanza, Asako Bani, en mi lengua materna.

En Nepal, antes había una sola religión. No se conocía o escuchaba de ningún otro Dios o actividades religiosas; es por eso que sentí que el programa era muy entretenido y diferente. Después de eso, toda vez que tenía oportunidad, me ponía a escuchar el programa. Llegó a ser como un amigo.

A pesar de ello, no sé bien si debería decir que este programa es mi amigo o mi maestro, porque me ha enseñado mucho sobre la vida y la civilización humana. Después de escucharlo, mi estilo de vida, mi conducta y mis hábitos cambiaron sin que me diera cuenta. Mis amigos, mis vecinos y mis familiares a menudo me preguntan cómo se han producido esos cambios positivos y buenos en mí, y solo les respondo con una amable sonrisa. Siento que finalmente he hallado a un Padre/Dios real, porque tuve la oportunidad de escuchar al instructor de la vida.

Cuando escucho las palabras divinas de Jesús por medio del lenguaje dulce, puro y simple del pastor Umesh Pokharel en mi propia lengua materna, no tengo palabras para explicar mi gozo. Para mí, el valor de La voz de la esperanza supera a un plato lleno de frutas deliciosas y dulces, o a un armario repleto de ropas lujosas.

Antes de comenzar a escuchar el programa, no me interesaba ni Dios ni la religión, pero después de hacerlo, dejé de interesarme en las actividades irreligiosas. Ahora conozco a mi Dios. Tuve le oportunidad de escuchar el mensaje y la orientación divina dada por Cristo a los seres humanos, y de hacerlo en mi propia lengua materna. Los cambios que se han producido en mí son resultado de esas palabras divinas.

Mother and child listening to radio in front of simple home.

Ayude a que AWR ejerza un impacto significativo en más personas de todo el mundo

haga una donación